Situadas estratégicamente en el mar Mediterráneo occidental, las Islas Baleares se han convertido en un destino náutico de excepción para muchos navegantes. A ello ha contribuido el hecho de estar emplazadas en un entorno privilegiado y contar con un clima agradable propicio para la navegación durante todo el año, pero, sobre todo el tener unas infrastructuras náutico-deportivas de primer orden que ofrecen al navegante todos los servicios necesarios.

Mallorca, Menorca, Ibiza y Formentera concentran una parte importante de toda la oferta náutica deportiva del Mar Mediterráneo, con cerca de 19.000 amarres distribuidos entre un total de 64 puertos. De estos amarres, más del 80% se concentran en la isla de Mallorca. La ocupación máxima de los puertos se sitúa en los meses de verano, llegando gran parte de ellos a la plena ocupación. Durante el resto del año, su ocupación oscila entre el 60 y el 90%.

Junto a unas instalaciones náutico deportivas inmejorables, las islas ofrecen, además, grandes posibilidades para practicar deportes naúticos como la vela, el buceo o la pesca. Sus puertos albergan todos los años competiciones de alto nivel deportivo entre las que destacan la Copa del Rey, el Trofeo S.A.R. Princesa Sofía o la Ruta de la Sal, contando con la presencia de los mejores regatistas del mundo.

A lo largo de sus costas, Baleares cuenta, además, con extraordinarios fondos marinos ideales para la práctica del buceo. La Federación de Actividades Subacuáticas puede informar de los principales centros así como de los puntos de recarga para las botellas de aire, al igual que la Federación de Pesca informa sobre las grandes posibilidades que existen para practicar este deporte en las Islas Baleares.

   Asociación de instalaciones nautico deportivas de Baleares